sábado, 23 de marzo de 2013

80 VECES



Como diría CHAOUEN, Duele. La vida como un puñal hay veces que duele y nada tiene que ver con tu boca que echa para besar hay veces que muerde...  

                      



Tirando piedras  en  los desencuentros, perdidas las verdades, las plumas se quedan sin tinta para reescribir historias .La cordura deja paso a la locura  incendiando hogueras donde aguarda el humo ,al son del ruido de voces que un día fueron palabras.  Solo hay silencios vencidos por el amargo calor de los recuerdos. Lo que fue y pudo haber sido quema por dentro. La realidad se desvanece en un intento por descifrar huecos por donde la nada avanza. Historias para escribir mil y un cuentos, versos  suspendidos en los jardines colgantes de babilonia, un todo y un por siempre, un arco iris de colores difuminado en sepia. El absurdo pica a la puerta del ayer. Dudas e indecisiones asoman la cabeza y al anochecer, el calor de toda una vida arropa. Todo existió, lo que fue es y en cierto modo siempre será. No se borra en un segundo la memoria. Los nenúfares flotan en las páginas de un libro con renglones inacabados donde todo puede pasar. 



Por los amores y los desamores, los encuentros y los desencuentros, los picos y los Himalayas, por todos los que alguna vez han sentido la llama del amor, por el paso del tiempo y los contratiempos que fortalecen esa Revolución.



…y cada uno en su camino va cantando espantando sus penas… 

Gema P.Bravo

1 comentario:

  1. cantar para espantar las penas... eso que nunca os falte!!!!! porque es cuestión de tiempo esperar a que los malos momentos pasen y lleguen los buenos, y es mejor hacerlo con un poco de ritmo!

    ResponderEliminar